Cuba te Cuenta

Cuba: Hambre y desabastecimiento

Durante las últimas tres décadas, el gobierno de Cuba ha tenido serios problemas con la producción, así como con los bienes y servicios, que están relacionados directamente con los fracasos en temas económicos y la mala política administrativa del Estado.

Los ejemplos de los desaciertos en sectores como la ganadería, la agricultura, y la pesca, entre otros, son incontables. La realidad es que todas las medidas gubernamentales han sido caóticas y han incidido directamente en la economía y el bienestar del pueblo cubano.

Ante la crisis, el gobierno de Cuba comenzó en el año 2015 una serie de cambios que pretendían hacer crecer la economía de una forma más acelerada. La apertura en el sector privado, con la creación de pequeños negocios y el préstamo de créditos, ilusionó a muchos a lo largo de la isla. Como siempre ha pasado, esta apertura trajo como consecuencia que solo un sector fuera privilegiado con los nuevos cambios, constituido por militares retirados, personas de largo historial a favor del régimen y algunos residentes en el exterior.

¿Pero cuál ha sido el impacto en la realidad de la mayoría de los cubanos? Con las nuevas aperturas, el régimen se quitó responsabilidades y dejó en total desamparo al cubano de a pie. La escasez de productos y el aumento de los precios, se empezó a sentir en las mesas del pueblo de las quince provincias y el municipio especial Isla de la Juventud. Tanto es así que, por ejemplo, una libra de carne de cerdo elevó su precio desde los 17 CUP hasta los 200 y 300 CUP en diferentes regiones del país. Además, un pasaje de transporte desde Guantánamo hasta La Habana, ahora cuesta hasta 3000 CUP.

La actualidad es dura, no hay cubano que pueda vivir de su salario si enfrenta el desabastecimiento y la subida de los precios. Otra de las medidas que se implementó, abusiva desde la mirada de la inmensa mayoría de los cubanos, es la creación de las tiendas en monedas libremente convertibles o tiendas MLC, como se les llama. Estas venden productos y artículos en una moneda que no es la nacional y que no es la moneda con la que se paga a los trabajadores. Las consecuencias han sido una nueva división en clases sociales, y más pobreza para la mayoría, algo que el gobierno revolucionario decía haber erradicado. Las tiendas y mercados que venden en moneda nacional están cerrados o vacíos.

La pregunta es si puede cambiarse la realidad de la Cuba de hoy, y cómo, de ser posible. Poder, se puede, si el gobierno cambiara de rumbo y prestara más atención a las necesidades del pueblo y no a sus ansias de perpetuarse el poder. Algunas acciones serían:

  • Descentralizar la economía cubana, para que todos tengan oportunidades de ser actores económicos verdaderos.
  • Estimular el sector privado y potenciar la producción nacional en todos los sectores.
  • Permitir que personas naturales importen sus propias mercancías con tasas de aranceles bajas, con la finalidad de que el mercado nacional crezca.
  • Permitir la libre inversión extranjera y eliminar las trabas políticas y burocráticas.

Estas son solo cuatro estrategias que podrían tomarse en cuenta para mejorar la realidad que enfrenta la población. Cuba necesita un cambio por el bien de todos, es evidente. Solo unidos y escuchando nuestras problemáticas, podemos afrontar los retos venideros. De esa forma se puede construir una Cuba inclusiva y mucho más equitativa.

Henry Couto

Bloguero de Cuba te cuenta. Miembro de la organización Unión Patriótica de Cuba. Colabora con la ONG People In Need como observador, y monitorea sobre vulneraciones a los derechos humanos en el país. Colabora con los distintos espacios de Radio Martí en el programa Cuba al Día.

Comentario

Facebook

Suscribete al Newsletter

Síguenos

Don't be shy, get in touch. We love meeting interesting people and making new friends.

Most popular