Cuba te Cuenta

Las falacias detrás de la política de vivienda en Cuba

Las viviendas que construye el régimen, con una supuesta intención altruista, son financiadas por el mismo pueblo a partir de un impuesto sobre la venta de los materiales

A principios del pasado diciembre, el diario oficialista Granma publicó un resumen sobre el avance de la Política de la Vivienda, implementado desde 2019 por el régimen comunista para solventar, en un periodo de 10 años, el precario estado del fondo habitacional de la isla. Sin embargo, una vez más, el Gobierno y sus medios de propaganda solo venden mentiras.

Entre otros puntos, el reporte “detalla” varios indicadores y estadísticas referentes al recién finalizado 2021. Dichos datos “aseguran” que durante el año se “sobrecumplió con creces la terminación de nuevos hogares”. Además, según la directora general de la Vivienda del Ministerio de la Construcción, Vivian Rodríguez Salazar, durante el 2020 “fueron terminadas 47 297 viviendas, el 115% de un plan que concebía 41 041″. En ese mismo corte, la titular informó que se ese total de casas construidas, por esfuerzo propio , “se edificaron 25 839 viviendas de las 13 632 previstas”.

Aún así, Rodríguez Salazar reconoció que indicadores generales quedaron rezagados, debido a que se logró el 92% (13 865 viviendas) y, en cuanto a los subsidios , solo al 61% (7 593). Por otra parte, se hicieron 57 452 acciones de rehabilitación .

Este informe muestra una gran dicotomía con la realidad, y si no, ¿cómo es posible que el pasado año la rama de la construcción haya mostrado una importante contracción, por segundo año consecutivo? ¿Pudieron haberse edificado tantas viviendas en 2020, (especialmente por esfuerzo propio) al tiempo que las fábricas de cemento se mantuvieron cerradas casi todo el año por las restricciones impuestas por la Covid-19, y las tensiones en el suministro de combustibles? Además, cabe resaltar en desde esas fechas los valores de los materiales de construcción han tenido un alza estrepitosa, sobre todo en el mercado negro.

En la actualidad, una bolsa de cemento se cotiza a más de 1300 CUP, equivalente a 16.25 atendiendo a las tasa de cambio informal, única posible en el país desde que el Banco Central de Cuba anunciara que no podrían realizar operaciones con el dólar estadounidense, debido a restricciones impuestas por el país norteño a la isla. Es válido mencionar que el monto mencionado representa casi el tercio del salario medio en Cuba, que ronda los 4000 pesos(50 USD).

Por otro lado, también resulta incongruente incluir como vivienda edificada o terminada en favor del Estado aquellas que clasifican por “Política de la Vivienda”, cuando su objetivo consiste en darle estatus legal a todas aquellas moradas ya construidas que no están legalizadas. De esta manera, el Gobierno cubano no solo falsea las estadísticas, sino que se atribuye una gestión que es netamente individual. Tanto es así que la Oficina Nacional de Estadística e Información (ONEI) constató que en los últimos 30 años, solo se han podido edificar 13 000 viviendas anuales. Esta incompetencia ha traído consigo que el déficit habitacional en Cuba supere el 40% , o sea, que sean más los hogares sin criterio de habitabilidad que los que se incorporan al fondo habitacional.

Siendo así, es fácil concluir que este y otros informes han sido inflados con números y sobrecumplimientos que a menudo son empleados en los diferentes sectores para salvar cargos y privilegios. En Cuba cada año es recurrente que sean declaradas como finalizadas viviendas que han sido subsidiadas, pero, en muchos casos, no tienen piso, baño o servicio de agua en su interior. Esto porque existe una evidente complicidad y corrupción entre el Departamento de la Vivienda y de Planificación Física, las autoridades sanitarias y los gobiernos municipales.

En realidad, el sector inmobiliario en Cuba es un fiasco rotundo que se basa en la propaganda y la demagogia para sembrar esperanzas y engatusar al pueblo. Las viviendas que construye el régimen, con una supuesta intención altruista, son financiadas por el mismo pueblo a partir de un impuesto sobre la venta de los materiales. Eso no se dice. En fin, otra falacia más con la que intenta enmascarar su marcada incompetencia.

Orlando Pérez

Bloguero de Cuba te cuenta.

Comentario

Facebook

Suscribete al Newsletter

Síguenos

Don't be shy, get in touch. We love meeting interesting people and making new friends.

Most popular