Cuba te Cuenta

Más tarjetas magnéticas y menos cajeros automáticos: otro de los absurdos en Cuba

La principal función de los cajeros automáticos es el retiro e ingreso de efectivo sin que exista la presencia de un empleado de banco, sin embargo la mayoría presentan roturas con frecuencia, debido al prolongado tiempo de uso y la falta de mantenimiento

En Cuba, el Estado puso en marcha la colocación de cajeros automáticos que tendría como función facilitar el ingreso y retiro de moneda nacional mediante las tarjetas magnéticas; pero en la realidad este servicio no representa una solución efectiva, teniendo en cuenta el déficit de dichos artefactos en muchas localidades del país.

La principal función de los cajeros automáticos es el retiro e ingreso de efectivo sin que exista la presencia de un empleado de banco. De esta forma se “evitan” las aglomeraciones para acceder a dichos establecimientos. En Cuba, por ejemplo, el Estado puso en marcha una iniciativa que tendría como función facilitar la obtención de saldos mediante estos aparatos tecnológicos, “habilitados en zonas específicas del país”. Sin embargo, en la realidad el servicio es ineficiente y aún persisten muchas localidades sin cajeros, inclusive municipios bastante poblados.

Desde 2010 el Estado cubano comenzó a habilitar cajeros automáticos en los puntos más céntricos de las ciudades. A día de hoy, 12 años después, solo hay alrededor de 920 equipos distribuidos por todas las provincias, de ellos, 527 están ubicados en la Habana. Si tenemos en cuenta que la población cubana supera los once millones de habitantes, es ilógico pensar que menos de 1000 cajeros podrían satisfacer la demanda nacional. En la actualidad, solo 70 municipios, de los 169 que tiene Cuba, cuentan con el servicio. según el sitio digital Periódico Cubano.

El municipio de Güira de Melena, provincia Artemisa, por ejemplo, con casi 47,000 habitantes, es una de las tantas localidades que han quedado exentas de esta tecnología. Tal situación dificulta la vida de los pobladores, sobre todo, de la mayoría de empleados estatales que, hace algunos años, reciben su salario directamente en las tarjetas magnéticas. Cabe destacar que la misma política también ha sido aplicada en el resto del país.

“Para uno poder sacar el sueldo de la tarjeta tiene que hacer la cola (fila) en el banco obligatoriamente, que significa tener que dormir desde el día antes, para poder coger un turno. De lo contrario, resta irse a otro municipio, con lo malo y caro que está el transporte” comentó a este medio una vecina del poblado sureño.

Sobre el tema, el portal digital Diario de Cuba coincide con que “son pocos los cubanos de hoy que puedan prescindir del servicio de los cajeros automáticos”. Esto porque en buena parte de las empresas y unidades presupuestadas del país se sustituyó el cobro del salario mediante nóminas por una tarjeta magnética que posibilita la operación a través de los cajeros automáticos. De igual manera, a muchos jubilados y pensionados se les eliminó la chequera con que cobraban en los bancos, y también se les habilitó con la referida tarjeta.

Por otra parte, la mayoría de estos dispositivos, presentan roturas con frecuencia, debido al prolongado tiempo de uso y la falta de mantenimiento. Al respecto, la jefa del Departamento de Atención a Quejas y Reclamaciones del Banco Metropolitano, Karelia del Portillo Rivero, declaró a finales de diciembre pasado que: “del total de cajeros 136 presentan obsolescencia tecnológica, lo que demanda regularmente servicios técnicos.

“Otros no se han retirado para no prescindir completamente del servicio en las zonas. Además, diariamente se atienden 76 cajeros apagados o rotos” añadió la funcionaria en una entrevista al diaria oficialista Granma.

Cabe resaltar que los cajeros automáticos fueron inventados hace más de cincuenta años por el británico John Sheperd-Barron. Antes, si una persona necesitaba dinero en efectivo tenía que ir al banco. Y para eso, debía ir a la sucursal más cercana en horario de oficina. Ni un minuto más tarde. De lo contrario se quedaba con los bolsillos vacíos. En la actualidad, cuando ya han pasado casi 70 años, es absurdo que Cuba no “logre” actualizarse del todo con esta tecnología.

Ana Palomino

Bloguera de Cuba te cuenta.

Comentario

Facebook

Suscribete al Newsletter

Síguenos

Don't be shy, get in touch. We love meeting interesting people and making new friends.

Most popular