Cuba te Cuenta

A las puertas de otra crisis de octubre

Cuba está a las puertas de inmiscuirse en un conflicto bélico de magnitudes mundiales y, lo que es peor, su pueblo aún no lo sabe. La reedición de lo que pudiera ser una nueva Crisis de Octubre mantiene en vilo a buena parte de la comunidad internacional ante la posible instalación de cohetes nucleares de alcance medio y la conversión de Cuba en un arsenal militar ruso.

Los medios de la prensa oficialista no han dicho “ni ji” sobre el tema y, para cuando lo hagan, no dude usted que será exaltando la postura rusa en el actual conflicto con Ucrania y Estados Unidos. Su mutis es reflejo de la disyuntiva que consume al régimen cubano quien, tras 60 años de bloqueo norteamericano y favores soviéticos, nunca ha desistido de normalizar relaciones con los vecinos del norte.

La pésima política exterior antillana ha sido tan ambigua y maquiavélica que ha esperado a última hora para no dar un paso en falso y volverse a ganar cuestionamientos, como los obtenidos por los juicios y las represalias a los participantes en las protestas del 11 de julio. Existen muchos intereses encontrados, por lo que estar en medio de este enfrentamiento geopolítico ha ratificado la condición de dependencia de Cuba con Moscú.

Eso sí, Rusia no ha dudado un minuto en colocar a Cuba y Venezuela como aliados estratégicos y punta de lanza contra el presidente norteamericano Joe Biden. El ego de Vladimir Putin ha sobrepasado la autodeterminación de estas naciones a las que trató como las otroras naciones de Europa del Este: sin voz ni voto. Una vez más Washington y la OTAN arremetieron con una fulminante respuesta que podría desencadenar otra crisis política de magnitudes impredecibles.

¿Qué partido podría sacarle Cuba a un conflicto bélico en el que ni pinta ni da color y del que se encuentra a miles de kilómetros? ¿Han pensado los militares y estrategas cubanos cuánto más perdería La Habana que Moscú? ¿O es que es este el precio de la condonación del 90% de la deuda cubana a Rusia y la entrega de presentes médicos y alimenticios recibidos del Kremlin?

La soberanía de un país no es un asunto que se negocie ni se preste a conveniencia de otros y mucho menos si esta pone en juego la supervivencia de toda una isla que puede amanecer en pie de guerra. Es una obligación del régimen mantenerse al margen del conflicto y haber dejado clara su postura, sin que Rusia lo hiciera por ella. No existe justificación para la inmiscusión cubana en este diferendo más allá de que se trate de una forma oportunista para posicionarse contra los EE.UU.

Sin embargo, el guión se repite. Esperemos que el desenlace de esta puesta en escena no sea el más trágico. En 1962, Cuba se inmiscuyó en un conflicto sin precedentes entre Nikita Jruschov (Rusia) y John F. Kennedy (EE.UU), donde quedó malparada y utilizada pues fue ignorada su participación. De nada le valió la instalación cohetes y misiles nucleares isla Fidel Castro, cuando la eliminación de la Base Naval de Guantánamo y del bloqueo fueron obviados sin que mediasen en la solución del conflicto como parte de la llamada Guerra Fría. Este 2022, se cumplen 60 años de la también conocida como Crisis de los Misiles.

Orlando Pérez

Bloguero de Cuba te cuenta.

Comentario

Facebook

Suscribete al Newsletter

Síguenos

Don't be shy, get in touch. We love meeting interesting people and making new friends.

Most popular