Cuba te Cuenta

El negocio del cemento y el problema de la vivienda en Cuba

La desfachatez del gobierno cubano no tiene límites. Si bien antes del inicio de la “situación coyuntural” —como se le conoce al periodo de desabastecimiento en Cuba iniciado en 2019 y que se extiende hasta la actualidad—, la apertura de las tiendas en dólares, la COVID-19 y la tarea de ordenamiento económico, construir en Cuba era difícil, imagínense ahora que el régimen cubano hizo público que la comercialización del poco cemento que se fabrica en el país se pagará en Moneda Libremente Convertible (MLC).

Otro absurdo para el sistema castrocomunista que le vende a su población, éste y otros productos en una moneda con la que no paga y lo que es peor, que tampoco canjea ni siquiera en los aeropuertos. La realidad del cubano es que, si no tiene algún familiar en el exterior, no puede acceder a los productos que en esas tiendas se ofertan. Y mucho menos podrá encontrar algo en las que venden en moneda nacional (peso cubano).

Recientemente, la Empresa de Cemento Siguaney recibió la autorización de “vender mucho cemento en MLC”, lo que se calificó como “un buen negocio para el país”[1]. En palabras de su directivo, Gonzalo Reina Aguilar, antes se exportaba el cemento para construir fuera del país y ahora se venden en dichas tiendas para que lo se edifique sea en beneficio de sus ciudadanos.

La propia empresa confesó haber restringido los suministros al programa de producción local de materiales, así como al comercio interior del país, de donde se surten los subsidios, los afectados climatológicamente, los derrumbes y las viviendas con condiciones precarias; políticas aparentemente priorizadas por el Estado. Sin embargo, por si fuera poco obtener USD, el espaldarazo que se le dará a dichas políticas habla por las claras de cuáles son las prioridades del régimen: recaudar USD. Ello redirecciona todo esfuerzo y necesidad del cubano necesitado de reformar o construir una vivienda única y exclusivamente hacia las impopulares tiendas.

A este complejo panorama hay que añadirle que no solo el cemento pasó a este tipo de tiendas, también lo hicieron las losas para azulejar baños y cocinas, los herrajes y hasta, lo nunca antes visto, carpinterías a base de puertas y ventanas de aluminio lacado y cristal, todos de producción nacional que antes, por CUP, no se comercializaban.

Si bien algún economista puede ver como positiva la venta de estos bienes por MLC, es un intento desesperado del régimen cubano por estimular la producción nacional e inyectarle liquidez a sus industrias. Es incoherente que un sistema socialista, que tiene uno de los más bajos salarios del mundo, sacrifique de esta manera a su pueblo y mantenga vigente el discurso demagógico de que en Cuba nadie quedará desamparado.

Aun así, la industria nacional no satisface la demanda local. En 2019, antes de la llegada de la situación coyuntural y del COVID-19, solo se produjeron un millón quinientas mil toneladas de cemento gris. Y actualmente, entre la escasez de combustible y las roturas de las fábricas, apenas se rebasa el millón.

Según la Política de Vivienda, aprobada en 2018, el déficit de viviendas en la isla era de 862 879 viviendas y se debía resolver en un plazo de 10 años. Supongo que todos esos cálculos y estimaciones no hayan sido basando su construcción en MLC, pues será otra de las grandes barrabasadas del régimen.

Una bolsa de cemento de 45 kg en dichas tiendas cuesta poco menos de 10 USD, lo que equivale a 1100 CUP, un tercio del salario medio del país que es de 3 250 pesos —en el mercado negro, se puede conseguir con dificultad cada dólar a 110 CUP—. Sin embargo, el régimen exportaba la tonelada a razón de 50 USD[2]. Una rápida cuenta demuestra que “tan bueno” es el negocio para el gobierno que, más allá de abaratarle los costos de comercialización al pueblo, por no tener que flotarlos (a la hora de exportar) y destinarlos al consumo nacional, obtiene una ganancia de 150 USD adicionales por tonelada, o sea, 4 veces más su valor.

[1] Semanario Escambray, de Sancti Spírtus.

[2]Semanario Escambray, de Sancti Spírtus.

Orlando Pérez

Bloguero de Cuba te cuenta.

Comentario

Facebook

Suscribete al Newsletter

Síguenos

Don't be shy, get in touch. We love meeting interesting people and making new friends.

Most popular