Cuba te Cuenta

Díaz-Canel en el Zoológico de Piedra

La provincia de Guantánamo, es hoy la más empobrecida de Cuba. Su población, que sobrepasa los quinientos mil habitantes, vive la situación más delicada de su historia en todos los sectores. Como toda Cuba, sufre la falta de alimentos, medicinas, trasporte y la precariedad de las viviendas o su ausencia, además de infinitos problemas paralelos que se derivan de las incapacidades acumuladas por décadas. Quizás por estar en el extremo oriental de la isla, aumenta la sensación de lejanía y de abandono.

En el territorio no existen industrias ni fuentes de empleo. Tampoco hay grandes ofertas de turismo y la agricultura está prácticamente en cero. La producción de sal, antes sector importante, está deprimida a niveles mínimos. Y la ganadería otro tanto. Todo en Guantánamo demuestra lo que no es secreto para nadie: que la política económica del gobierno cubano es un fracaso absoluto.

En medio de esta incertidumbre, fue recibida la visita del presidente Miguel Díaz-Canel Bermúdez, la tercera en menos de dos años. Díaz-Canel y su equipo de expertos realizaron su inspección relámpago, seguramente advertidos por la insatisfacción de la mayoría de la población guantanamera, pues ya es manifiesta su desaprobación de la gestión gubernamental.

Como no podía ser de otra manera, los medios de prensa oficiales catalogaron la visita como positiva. Según la información ofrecida por el diario Granma, se visitaron los diez municipios de la provincia y se “verificó” el trabajo del pueblo “junto al partido y sus líderes”.

Todos en Cuba saben cómo son las visitas de los dirigentes, las cuales son dirigidas y se preparan. En esta ocasión, como en otras, la visita se dedicó a hacer turismo, sin dar explicaciones o soluciones a los problemas de la más pobre de las provincias cubanas. Desde luego, sería mucho pedirle a la prensa oficialista cubana que reflejara la realidad. Por lo tanto, miente por omisión.

En su primera visita a Guantánamo como mandatario, Díaz-Canel visitó el hospital de la ciudad; pero también asistió a una gala en el cine “Huambo”, y estuvo en el museo de la localidad. En su segunda visita, fue a la localidad de “Cecilia”, un batey de tierra que todavía está esperando las soluciones a sus problemas. Ahora, el presidente estuvo en el famoso Zoológico de Piedra, disertando sobre el palmiche y el café.

Visitas dirigidas con discursos preconcebidos o poco aterrizados. En ninguna de ellas el presidente ha escuchado al pueblo de a pie, que ha seguido desamparado. Jamás se ha dicho una palabra sobre el presupuesto para el desarrollo integral de Guantánamo. Solo se escucha de “bloqueo” y de “unidad revolucionaria”, el mismo discurso de siempre para justificar la ineficiencia del sistema y sus gobernantes.

Hasta que no se ejecuten acciones ciertas y efectivas, no se podrá revertir la situación de la miseria. Y mientras persista y se agudice la situación de la miseria, será inevitable un nuevo estallido social, seguramente más violento. Las familias guantanameras necesitan del apoyo real de las instituciones del Estado. No necesitan que el presidente las instruya sobre el palmiche y el café.

Henry Couto

Bloguero de Cuba te cuenta. Miembro de la organización Unión Patriótica de Cuba. Colabora con la ONG People In Need como observador, y monitorea sobre vulneraciones a los derechos humanos en el país. Colabora con los distintos espacios de Radio Martí en el programa Cuba al Día.

Comentario

Facebook

Suscribete al Newsletter

Síguenos

Don't be shy, get in touch. We love meeting interesting people and making new friends.

Most popular