Cuba te Cuenta

¿A dónde irá a parar el oro de cuba?

Muchos cubanos quedaron perplejos cuando los medios oficialistas anunciaron, en diciembre pasado, la existencia de oro. Desde que los colonizadores esclavizaron a los aborígenes para saquear el preciado metal, en la isla no se había vuelto a hablar más del tema (al menos en las escuelas), y como por arte de magia, medio milenio después, vuelve a ser noticia. Y si bien mucho se espera del impacto que pudiera tener este descubrimiento para la economía cubana, quedará por ver si realmente se traduce en beneficios para el pueblo cubano.

El hallazgo de oro tuvo lugar en Loma de Jacinto, perteneciente al histórico poblado de Guáimaro, en Camagüey, donde Ignacio Agramonte y Carlos M. de Céspedes realizaran la primera asamblea mambisa hace más de 150 años. Trece años le llevó a un grupo de especialistas cubanos del Ministerio de Energía y Minas (Minem) confirmar la veta, como la segunda reserva aurífera más grande del país, detrás de Golden Hill, en Jobabo, Las Tunas.

Contradictorio a lo que dice la Constitución de la República, sobre la propiedad social de los medios y el derecho a una información veraz y transparente, poco o nada se sabe sobre las reservas, explotación y beneficio del mineral. Solo se conoce que la extracción estará a cargo de Geominsal, un grupo empresarial subordinado directamente al Consejo de Estado que gestiona todo lo relacionado con la Geología y la Minería del país y que no está autorizado a brindar datos.

De igual forma, en la Cartera de Oportunidades para la Inversión Extranjera, del Ministerio del Comercio Exterior y la Inversión Extranjera, se ofrecían 41 opciones para el desarrollo de proyectos en las fases de reconocimiento, investigación geológica y explotación; reservándose la comercialización para el régimen.

Polémico también resulta que estos proyectos tengan financiamiento 100% del presupuesto del Estado y de los fondos de la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA), cuando ambas naciones, Cuba y Venezuela, padecen de hambre y miseria. ¿Por qué tiene dinero el régimen para costear inversiones lucrativas como estas, adquirir equipamiento y tecnología, pagar mano de obra y estudios de factibilidad en vez de adquirir ambulancias para los hospitales y materias primas para la elaboración de los medicamentos que hoy no tienen nuestras farmacias? ¿Será acaso que de aquí es de donde se financia la represión?

Actualmente en el mercado internacional, la onza de oro se cotiza a 2 mil USD y el kilogramo a 57 mil 311 USD. Las 7.6 toneladas estimadas pudieran representar una inyección de 200 millones de dólares a la economía, independientemente de que Cuba no posea refinerías capaces de purificar el preciado metal en los términos comerciales convencionales. Francia y Rusia eran hasta 2019 los principales mercados cubanos.

Orlando Pérez

Bloguero de Cuba te cuenta.

Comentario

Facebook

Suscribete al Newsletter

Síguenos

Don't be shy, get in touch. We love meeting interesting people and making new friends.

Most popular